LA SIESTA DE LAS COSAS II

LA SIESTA DE LAS COSAS
«THE SIESTA OF THINGS»

Museo de Bellas Artes Franklin Rawson
San Juan (Argentina)
2020 (Fotos: Esteban Tapella)

 

En “La siesta de las cosas” la pintura se presenta como objeto, como escenografía, como cosa. Entre el muro y el espacio que va a habitar, se contrastan cualidades: lo pesante y estable de la arquitectura frente a lo ligero, frágil y flexible que recorre el espacio creando puentes de sentido entre la historia de una construcción arquitectónica y los tantos modos de existencia de la pintura.
 
Aparece aquí la belleza de la imperfección, la precariedad de lo no acabado, de la obra que se mueve levemente por el circular del aire, que respira por las propias cualidades del soporte, sometida al rigor de la arquitectura siempre pesante, siempre presente.
 
La tinta china aparece casi sin variación en el anverso y reverso del papel Wenzhou que -jugando con la gravedad- se convierte en escultura y la pintura en harapos, una huella melancólica provocada por la disposición de los fragmentos rasgados. Las manchas, los lamparones, los chorreados, los vertidos y los salpicados posibilitan un ilimitado juego de inesperadas transformaciones plásticas imprimiendo tensión temporal a los procesos ​de creación y una sensación de azar domesticado en los resultados.
 
“La siesta de las cosas” es una propuesta silenciosa que contiene la melancolía del rumor del papel, una suave agitación audible solo desde dentro, desde el propio proceso de creación, de mutabilidad de la materia y de la transformación de la pintura.